Carro de la compra

Tu carrito está vacío :(

Continuar comprando

5 Tips para PROTEGER TU PIEL DEL SOL

 

Se acerca el verano y con él aumenta el tiempo que pasamos expuestos al sol, que  aunque tiene muchos beneficios y es necesario para nuestra salud, también debemos protegernos de sus rayos nocivos, como son las radiaciones ultravioletas UVA y UVB, ya que podrían provocarnos un envejecimiento prematuro de la piel o cáncer.

En este blog te vamos a dar 5 consejos para cuidar tu piel del sol durante los meses de más calor:

 

1.-Usar crema de protección solar natural para proteger tu piel.

La crema solar no sólo se debe utilizar si vas a la playa, también debes hacerlo si vas a pasar varias horas al aire libre, para evitar quemaduras del sol, ya que sólo nos daremos cuenta de que nos hemos quemado, cuando ya lo estemos, por eso es tan importante proteger la piel y evitar su exposición al sol de forma directa durante las horas centrales del día, entre las 12:00 h y las 17:00h.

¿Qué es el SPF?

El SPF o factor de protección solar es el tiempo de protección que tenemos ante la exposición a los rayos. Existen diferentes factores de protección solar, que abarcan desde el SPF 5 hasta el SPF 50+.

Un factor a tener en cuenta al respecto es el tono de piel, diferente en cada persona, llamado fototipo. Su clasificación se realiza teniendo en cuenta la tonalidad, la capacidad de broncearse y el tiempo mínimo que tarda la piel en mostrar una quemadura tras haber estado expuesta al sol sin protección.Es por ello que las pieles blancas necesitan un factor de protección solar 50 o superior para que queden protegidas durante más tiempo ante la radiación solar. Las pieles más morenas también necesitan un protector solar, pero son menos propensas a tener problemas en la piel y pueden optar por una protección menor.

Tipos de radiaciones solares

Lo más recomendable es asegurar que el fotoprotector que se usa sea de alto, de manera que sea capaz de proteger frente a todos los tipos de radiaciones solares.

Rayos UVB. Son aquellos que inciden directamente en la epidermis, la capa más superficial de la piel. Este tipo de radiación es la responsable de que se active la melanina y la piel se broncee, pero también la causante de las quemaduras provocadas por el sol, así como de posibles alergias e incluso cáncer de piel.

Rayos UVA. Penetran en las capas más profundas de la piel, y son los culpables de la aparición del envejecimiento cutáneo, así como de la aparición de manchas.

Rayos infrarrojos. Provocan la deshidratación, llegando a los niveles más profundos de la piel.

Luz visible. Es la responsable del estrés oxidativo de la piel, ocasionando manchas y el envejecimiento prematuro de la propia piel.

 

2.-Beber mucha agua para mantener la hidratación de la piel

El agua tiene miles de beneficios para nuestra salud. Uno de los más importantes es que el agua hidrata tus órganos internos y en consecuencia, tu piel.

Cuando te quemas la piel, la quemadura del sol absorberá agua del resto de tu cuerpo. Con esto no queremos decir que bebiendo agua impediremos quemarnos, pero ayuda mucho con la recuperación. 

La recomendación es beber entre 2-2.5 litros de agua al día, pero depende mucho de cada persona, lo ideal es no esperar a tener sed para beber, cuando tienes sed, el proceso de deshidratación interna ya ha comenzado.

 

3.-Llevar manga larga y proteger tu cara el sol

Lo sabemos, en verano la gente lleva manga corta, pantalones cortos, trajes de baño, o bikinis., pero ¿te has fijado que los distintos pueblos que habitan los desiertos y zonas más calurosas del planeta, se cubren el cuerpo totalmente? Será por algo, ¿no?

Pues sí, es recomendable llevar ropa de manga larga y gorras o sombreros para proteger nuestra piel de la exposición prolongada al sol.

Existe ropa específica de “protección solar” que protege tu piel frente a los rayos ultravioleta. La etiqueta que detalla esta protección se identifica como FPU te ayudará a identificar las prendas con protección solar.

Otra buena opción es utilizar prendas de tejidos naturales, algodón o lino, que además son frescas, y dejan transpirar la piel.

 

4.-Dejar de fumar para cuidar tu piel

Todos sabemos los riesgos que conlleva fumar para nuestros pulmones, pero a menudo desconocemos los efectos de esto para nuestra piel. Fumar hace mucho daño al colágeno y a la elastina de nuestro cuerpo, generando arrugas de forma precoz. Además, el tabaquismo parece estar asociado también con el cáncer de piel.

Por tu salud, y la de los de alrededor, te aconsejamos dejar de fumar y para hacerlo es bueno cualquier época del año, no hay que esperar a que sea verano.

 

5.-Cambia tu forma de ducharte

El sol y el calor hacen mucho daño a tu piel, y hay que lavarla más suavemente en el verano.

Se aconseja duchas más cortas, usar agua templada en vez de caliente, y prestar especial atención a los productos de higiene corporal que utilizamos, siendo 100% recomendables los champús y geles de cosmética natural y ecológica.

Después de una ducha, es importante secarse bien y aplicar una crema facial y una crema corporal para restaurar, nutrir e hidratar nuestra piel después del sol y mejorar posibles quemaduras leves.

En definitiva, en verano nuestra piel está expuesta continuamente al sol, por eso debemos darle un cuidado más intenso para preservar su salud.

En Semper te ayudamos a que elijas los mejores productos para su cuidado. ¡Echa un vistazo!

 

 

 

 

 

 

 











Comentarios (0)

Deja un comentario